En momentos de crisis encontrar un trabajo se transforma en una verdadera Odisea. En muy pocos países se puede decir que la crisis no ha tocado a las instituciones y que hay trabajo para todos. Alemania, China, India, Brasil son algunos de ellos, pero también los países nórdicos de Europa. En esta oportunidad trataremos el caso de Finlandia, que se trata de uno particular.

El problema de Finlandia, y una de las razones más importantes por las que hay tanto trabajo, es que en las próximas generaciones no se podrá paliar la falta de mano de obra debido a la jubilación del baby boom posterior a la guerra. El país está haciendo cambios radicales con respecto a las leyes que tocan a los inmigrantes para que sea más fácil trabajar en el país.

Uno de los rubros donde se necesita más mano de obra es el de la asistencia sanitaria. Para paliar la futura necesidad de enfermeros, 1 de cada 4 finlandeses debería estudiar ahora mismo enfermería. Los sectores terciarios son los más necesitados de personal en el país nórdico.

Trabajar en Finlandia supone conseguir un puesto con buenas condiciones y un alto nivel de seguridad laboral. El país es seguro, y muy ordenado, condiciones que hacen a una calidad de vida impecable.

“Finlandia puede ofrecer condiciones de trabajo buenas y de alto nivel. Los trabajadores tienen un estatus seguro, los niños y adolescentes tienen buenas oportunidades educativas, los servicios públicos funcionan sin grandes problemas y tenemos varias grandes empresas cuyo éxito está reconocido internacionalmente”, dice Oinonen, un ministro finés.

Uno de los grandes problemas, sin embargo, que se siguen planteando son los lingüísticos, ya que el idioma oficial en Finlandia es el finés y el sueco. “Aunque son varios los apoyos con los que cuentan los inmigrantes, venir a Finlandia exige cierto espíritu empresarial y una mente abierta”, dicen en los sitios oficiales, porque… de no ir con mente abierta el idioma no entrará por ningún lado en tu cerebro. Trabajo hay mucho, pero poco si no hablas el idioma, ya que la comunicación entre colegas sigue siendo vital, sea el país donde sea que trabajes.

Debido a las grandes dificultades idiomáticas, autoridades locales, y numerosas empresas organizan cursos de idiomas gratuitamente o a muy bajo coste. Según el idioma de origen, pueden surgir mayores o menores dificultades para aprender el idioma, pero los expertos dicen que con 6 meses de cursos intensivos se puede comenzar con una actividad en el país (vamos, no como jefe de empresa, pero ya podrás cocinar hamburguesas, digo yo).

Importante como en todo país ordenado, son los papeles (documentos, títulos, diplomas, etc.) que en muchas ocasiones se deberás hacer traducir, y hacer validar en el país en la oficina correspondiente.

¿Qué necesitas para ir a Finlandia? Ante todo un trabajo. Es más fácil ir con un trabajo abajo del brazo que ir sin nada, al momento de hacer todos los papeles obligatorios. Necesitarás (como dijimos antes) hablar alguno de los dos idiomas oficiales, aunque sea de manera básica (aunque eso impacte directamente en el tipo de trabajo que consigas) y saber inglés se salvará de muchas situaciones difíciles. Y si no eres europeo, necesitarás un visado (muy probablemente) con lo que es muy recomendable ver que se necesita.

Aprender idiomas, como conclusión determinante, es imprescindible para conseguir trabajo. Y sobre todo, abrígate mucho…

One thought on “Trabajar en Finlandia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *