Al viajar se pretende conocer nuevas personas, tener experiencias increíbles y conocer otras culturas. Parte importante de un viaje (y bastante importante) es la comida. Vivir en un mundo globalizado como el nuestro tiene siempre la ventaja de que encontrarás (vayas a donde vayas) un McDonald’s donde ir a seguro para comer un Big Mac y que gracias al turismo internacional muchos menús están también escritos en inglés.

Sin embargo, hay que intentar ir un poco más allá, si la idea es conocer realmente culturas diferentes. “Dime lo que comes y te diré quién eres”, dice un antiguo refrán. Además, McDonald’s también cambia su menú según el país donde esté y el gusto de sus comidas varían enormemente. No es la finalidad hacer un estudio de marketing de la empresa norteamericana, pero, por ejemplo en India no se sirve el famoso Big Mac, y ninguna de sus hamburguesas tiene carne de vaca, debido a que se trata de un animal sagrado. Podrás encontrar alternativas de pescado o vegetales, pero, siendo sinceros… ¡eso no es McDonald’s!

En algunos países las comidas típicas son tremendamente asquerosas (ver lista más abajo), pero ese no es el problema principal. Muchas veces las explicaciones de los platos son incomprensibles y el tipo de preparación de la misma comida puede ser diferente. Son también relativas al país el orden de los platos o la cantidad de platos por comida, como también la cantidad servida. Es lo que hace visitar otro país.

Hay que cuidarse sobre todo, si el tipo de comida es muy diferente al propio de donde uno viene. En países como Alemania o Estados Unidos, las porciones tienden a ser generalmente grandes, se come mucho frito y muchas comidas incluyen papas. Unas semanas (sin estar acostumbrado) en esos países y se pueden ganar varios kilos y varios dolores de estómagos.

En los países asiáticos hay que tener cuidado en general con todos los platos típicos, sobre todo si uno no está acostumbrado a ingerir ese tipo de comidas (insectos en general, y animales extraños como monos, ver más abajo).

El ranking (del diario español 20 Minutos) de comidas más asquerosas, con las que te puedas cruzar si viajar por el mundo (si buscas en Google comidas asquerosas, te puedes sorprender realmente, la siguiente es simplemente UNA de las tantas listas que existen):

  1. Sesos de Mono: yo solo pensaba que Indiana Jones comía eso, pero es una especialidad de Guinea.
  2. Balut: huevos de pato fertilizados en fase de embrión, cocinados y servidos con la cáscara. Dios… un manjar en lugares como Vietnam, Camboya o Filipinas.
  3. Ratas a la parrilla
  4. Arañas de Camboya: segunda vez que Camboya aparece en la lista, a tener cuidado.
  5. Dedos de Mono: y dale con los monos…
  6. Semen de Caballa: “tiene un sabor delicado y una textura cremosa…”, sin comentarios.
  7. Gusanos de Maguey: comida al estilo Rey León (viscosos pero sabrosos).
  8. Hormigas Culonas
  9. Cerveza de hueso humano: es verdad, es un líquido y no una comida… pero es terrible también. En Perú se beben los huesos de sus familiares fallecidos en forma de cerveza. Mejor pide una Heineken, para estar seguro.

Conoces alguna otra receta rica o divertida para compartir con nosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *