Aprender ingles

Aprovechar los meses de verano para iniciarte en el aprendizaje de un nuevo idioma o para mejorar tu nivel del siempre imprescindible inglés es, sin duda, una excelente inversión de tiempo y de dinero.

Cada caso es un mundo. Puede que necesites ese segundo idioma para poder prosperar en tu empresa, para incrementar tus posibilidades de encontrar un buen trabajo o para que tu proyecto profesional inicie un prometedor proceso de internacionalización. Quizá, no estés pensando en ti, sino en completar la formación de tus chavales… Tengas la idea que tengas, en Newlink encontrarás una amplísima oferta de opciones para que tu curso en el extranjero se adapte a tus necesidades y a tu bolsillo. Acertar es sencillo porque tienes, desde campamentos de verano para que los más jóvenes lo pasen fenomenal realizando un montón de actividades mientras aprenden, hasta cursos pensados para profesionales que necesitan ganar soltura al hablar y conocer un vocabulario específico para desenvolverse mejor en su sector de actividad.

Las propuestas son de lo más atractivas: inglés y equitación en Irlanda, programa de inmersión lingüística compartiendo el día a día con una familia norteamericana, curso de inglés descubriendo los maravillosos paisajes naturales de Canadá, clases particulares en el ambiente universitario de Oxford …

Para organizar tus planes de verano visita esta web en la que podrás elegir el curso que más te interese atendiendo al tiempo del que dispongas, al idioma elegido y a tus preferencias respecto al alojamiento (familia, residencia, apartamento…).

Dominar ¡por fin! el inglés, mejorar tu acento en francés o, ¿por qué no?, iniciarte en el cada vez más demandado alemán… las posibilidades son muy variadas y estudiar en el extranjero resulta cada vez más asequible. Ahora, en Newlink, tienes buenas ofertas e importantes ventajas y descuentos si te decides a contratar ese curso que te va a venir de perlas.

Lo importante es sacar el máximo partido a tu estancia y conseguir que tu aprendizaje resulte, además, una experiencia absolutamente positiva. No hay que olvidar que estudiar fuera es mucho más que “ir a clases” (eso puedes hacerlo aquí). Ese viaje implica muchas otras cosas. Ir a Londres, París o Berlín, no como turista sino para “vivir” la ciudad y su ambiente, es algo que no solo mejorará tu nivel de ese segundo idioma sino que te permitirá conocer gente de los lugares más diversos y descubrir otras formas de ver la vida. La experiencia ¡merece la pena!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *